Rinoplastia Cerrada

Conceptualmente una Rinoplastia es una técnica quirúrgica cuyo objetivo principal es “esculpir” el armazón de hueso y cartílago que se encuentra bajo la piel y los músculos de la nariz para transformar su apariencia. Desde que en 1887 John Orlando Roe la describiera por primera vez, la Rinoplastia cerrada (también conocida como Rinoplastia endonasal) ha sido la técnica quirúrgica principal para realizar correcciones estéticas en la nariz.

Teniendo en cuenta que los tres principales segmentos anatómicos externos de la nariz son:
– Los cartílagos de la punta (cartílagos alares o laterales inferiores)
– Los cartílagos del dorso (cartílagos triangulares o laterales superiores)
– Los huesos propios de la nariz
Todas, o casi todas, las transformaciones tendrán por objeto modificar estas estructuras con la finalidad de obtener la forma deseada. Modificar en este caso significa:
– Reducir o aumentar de tamaño.
– Modelar la forma
– Mover.

Este proceso de escultura necesita de una vía de abordaje (unas incisiones) para llegar a las estructuras mencionadas. En la rinoplastia cerrada estas incisiones se localizan en el interior de los orificios nasales contorneándolos en su interior. Desde estas incisiones se puede acceder a todas estas estructuras de diferentes maneras y realizar los cambios necesarios. El acceso a las estructuras nasales desde una rinoplastia cerrada es más limitado que en una rinoplastia abierta y, por tanto, el tipo de transformaciones que se pueden realizar también lo es.

En mi experiencia particular las Rinoplastias cerradas tienen su indicación cuando:
– La piel nasal manifiesta una buena elasticidad.
– La piel es gruesa y/o no es aconsejable realizar grandes disecciones.
– Los cartílagos de la punta necesitan transformaciones menores.
– El dorso no presenta graves asimetrías, desviaciones reales o debilidad.
– La reducción en la proyección y/o posición de la punta no necesita grandes cambios o no debe ser controlada de forma precisa.
– No hay materiales sintéticos inyectados en la nariz.

A media que las transformaciones en la estructura de la nariz se van realizando la piel que recubre a los cartílagos y huesos nasales se adaptará a los cambios que hayamos realizado en los mismos, produciendo el efecto final. Es importante tener en cuenta que durante una rinoplastia cerrada hay que “predecir” está adaptación para no generar problemas. Si la reducción de tamaño ha sido excesiva para la elasticidad de la piel, esta no se adaptará convenientemente y se creará un “vacío” que será rellenado por fibrosis (cicatriz).

Todas las incisiones se cierran con puntos reabsorbibles que no es necesario retirar. Una vez terminada la operación, se coloca una capa de citas adhesivas sobre la que, a su vez, se coloca la férula en el dorso de la nariz y unos tapones dentro de los orificios nasales. Si no se ha tratado el dorso mediante osteotomías no será necesaria escayola.

Debe entender que la Rinoplastia cerrada no es ni mejor ni peor que otras técnicas como la Rinoplastia abierta. Cada paciente necesita unas transformaciones determinadas para las cuales se deberá aplicar la técnica más adecuada.

Para saber qué modificaciones son posibles durante una Rinoplastia consulte este enlace.

rinoplastia.com.es Pasos Dr. Monreal


"Rinoplastia Cerrada" fue actualizado por última vez el 2016-04-30 por Juan Monreal .
Comparte esta información