El postoperatorio de una Rinoplastia

El postoperatorio de una rinoplastia

Lo que ocurrirá después de una Rinoplastia

En el postoperatorio los analgésicos que se le recomienden controlaran las molestias que puedan surgir; habitualmente son leves y duran unas cuarenta y ocho horas. Durante las siguientes 24 horas a la operación es recomendable estar en reposo para controlar mejor las molestias y evitar sangrados molestos así como aplicar frío en los párpados. Notará la aparición de moraduras e inflamación al rededor de los ojos. Esto es normal y puede aumentar en los días siguientes; no debe alarmarse. A partir de las cuarenta y ocho horas estos fenómenos suelen ir mejorando gradualmente hasta desaparecer en unos siete a diez días.  Los tapones de la nariz se retiran en un tiempo variable aunque generalmente en las primeras 24 horas, salvo que se haya corregido el tabique en cuyo caso se podría demorar dos días. Es muy importante mantener una higiene escrupulosa dentro de la nariz. Usar bastoncitos de los oídos mojados en agua oxigenada ayudará a evitar que se acumulen costras en los orificios nasales y a limpiar le heridad de la columela. El uso de suero salino o agua de mar para limpiar las fosas nasales evitará taponamientos por moco o sangre que impidan la respiración. Nunca se suene la nariz para realizar o complementar la higiene ya que esto podría causar complicaciones.

La escayola se retira en unos siete días.  En la mayoría de los casos el paciente puede realizar trabajos sedentarios después de 48 horas, pero debe evitar cualquier tipo de esfuerzo o movimiento brusco. No deberá llevar gafas, realizar ejercicios deportivos o sonarse la nariz en aproximadamente un mes; estas medidas son muy importantes. Deberá evitar el sol o los Rayos UVA por un periodo mínimo de tres meses y usar los filtros adecuados que podrá conseguir en cualquier farmacia.

Una vez retirada la escayola y tiritas del dorso se verá razonablemente aceptable aunque puede que queden restos de morados en los párpados la piel estará como sucia y con marcas. Es posible que se repongan nuevas tiritas en el dorso si es preciso controlar la inflamación con más intensidad. Cuando se miré al espejo es posible que se vea distorsionado y extraño; debe estar tranquilo ya que este aspecto suele desaparecer en pocas semanas. En aproximadamente diez a catorce días habrán desaparecido las moraduras y gran parte de la inflamación superficial, y su aspecto será prácticamente normal de cara a los demás. Podrá mantener su higiene facial habitual y emplear cremas hidratantes para mejorar el aspecto de la piel.

Deberá tener en cuenta que, en función del “cambio” que se haya producido en su nariz, pueden pasar hasta un año para ver el resultado final. Cuando esto ocurre la punta de la nariz quedará completamente blanda y los perfiles perfectamente definidos. La inflamación que de forma natural ocurre en el interior de la nariz, y que será algo mayor si se ha realizado cirugía funcional, producirá una pequeña dificultad respiratoria transitoria que se resolverá en pocas semanas al ir desapareciendo la inflamación.

Comparte esta información
    • English